El universo desaparece

Escrito por Keila Itzel Rodríguez Peña, 25 Jul.

Nos conocimos hace apenas dos meses, pero lo cierto es que la llevaba viendo desde hacía mucho tiempo, en ese entonces yo tenía pareja y para ser sincera, jamás pensé que me haría caso; Helena me saca al menos quince centímetros, tiene la piel clara, es delgada y de andar delicado, tiene el cabello debajo de los hombros con algunas ondas, de su rostro lo que más resaltan son sus ojos grandes, tiene un complejo enorme con ellos, suele cubrirlos con lentes obscuros al tiempo que finge que no le importa.

En mi mente, soy todo lo contrario a ella, por eso me sorprendió tanto cuando me besó en la primera oportunidad al estar solas, fue después de encontrarnos sin planearlo en una cafetería, Helena iba con sus amigo, yo llegue con los míos, me acerqué para saludarla y abandonó a sus acompañantes, en ese momento pensé que quizá sentía curiosidad por mi entorno o tal vez no estaba a gusto con el suyo, que al hacer todo tan clandestino quería explorar sus límites.

          Es cierto, le estuve coqueteando todo el tiempo, estaba segura que lo tomaría a broma, no fue así, después de ese intercambio de gérmenes no nos vimos por unos días, pero luego todo continuó con normalidad; yo tenía dos amigos con los que salía por separado, normalmente a beber y platicar lo mal que nos iba en las relaciones, Helena los conoció cuando fue a buscarme al trabajo, desde entonces los cuatro nos volvimos inseparables, teníamos gustos afines así que fue sencillo mezclarnos, el grupo no duró demasiado, quizá un mes, éramos cuatro personas rotas intentando mantenernos a flote.

Ella conocía mejor mis heridas, quizá reflejaba las suyas, no me gusta detenerme a pensar porque ambas parecemos tan adheridas una a la otra, me gusta perderme en su voz, suele decir muchas tonterías: confunde con facilidad la metafísica filosófica con la “metafísica” que muchos autores de autoayuda manejan, tiene un conocimiento enorme sobre música, pero también habla de arte y de libros, menosprecia a quienes cree “siguen la corriente”, tiene un aire pedante y altanero que suele llevar a la ridiculez: ese aire se mezcla con otro, uno que suele verse cuando se siente segura, algo que sólo me ha permitido ver a mí… o eso dice: es frágil, tiene miedos intangibles que puedes palpar al escucharlos, habla de los años venideros con esperanza: se aferra a ellos, siento que con ella el universo se expande, me siento un átomo y al sentirme así sólo puedo desear que no se extinga.

Sé que tiene miedo de nosotras, de lo que representa, nadie cuestiona el cariño público entre amigas, abrazos, manos tomadas, besos en las mejillas, quisiera asegurarle que no habrá inconvenientes, que no tenemos que ocultarnos siempre, pero decirlo sería una declaración, ella es fuerte, a veces asegura que el clóset no tiene significado, al final algo sólo nuestro: le hablo de la visibilidad, la importancia de mostrar que hay más que ofrecer y el levantar la cara sin miedo, no por nosotras únicamente, por las personas que aún temen expresarse, por las personas que no son sinceras ni con ellas, Helena suele cambiar la conversación, no quiere tocar el tema, no puedo pedirle lo haga, estoy consciente que pedírselo sería asegurarle que quiero una relación, todo se reduce a algo simple: el asunto es mío.

Comienzo a tener un problema, al estar con ella me pierdo en la inmensidad, dejo de saberme un individuo y me permito mezclarme con el todo, esa sensación me aterra, por eso la beso de vez en cuando y finjo que con eso me basta, jamás había deseado a alguien tanto como a ella, quizá porque intento de verdad conocer todos sus lados, no me dejo cegar; por eso continúo con el juego de “estira y afloja”, sin saber si la quiero conmigo o lejos. Helena jamás sabrá todo lo que me ha hecho sentir, pensar, desear, ella vive en un mundo donde todo aquello se guardará junto a las declaraciones ahogadas: entre mis cavilaciones, mis miedos y recuerdos.

Todo eso pensaba hasta que noté que me miraba más tiempo del acostumbrado, sonreí, pensé en una frase que había escuchado alguna vez y la dije sin temor, jugando como siempre, tanteando el terreno de sus emociones y las reacciones que le provoco:

—¿Qué? ¿Te enamoraste de mí?

Helena ha sonreído, con una respuesta fuerte y audaz logró hacer implosión

—Y sí lo hice, ¿qué?... Cabrona.